Los Mundos de Lisi

Cambio de cuidad II

Posted in Mi mundo by emilioartesano on Setembro 28, 2008

Fue una noche, entre trago y trago, calada y calada, empezamos a filosofear sobre el cambio que habíamos tomado en nuestras vidas. Ciudad nueva, trabajo nuevo, amigos nuevos… vida nueva!

De repente, se puso serio, me miró a los ojos y me dijo: “a ti no te pasa? a ti no te pasa que cuando cambias de cuidad tu principal objetivo es ser alcalde de esa ciudad?”.

Lo miré, me reí, y pensé a la vez, “creo que me lo dice en serio”.

Días más tarde, pensando en ello, en lo que el me dijo, llegué a la conclusión de que en el fondo ese objetivo no es más que una máxima que todos nos proponemos cuando llegamos a una nueva ciudad. En él se ejemplificó en ser alcalde, ¿de que otra manera te sentirías más integrado en una nueva ciudad que siendo el alcalde?

Parte I

Advertisements
Tagged with: ,

Cambio de cuidad

Posted in Mi mundo by emilioartesano on Setembro 21, 2008

Al poco de llegar a Barcelona, alguien me expuso su teoría de porque la gente cambia de cuidad. Esta persona decía que siempre hay dos motivos por los cuales alguien se ve movido a dejar su vida, sus amigos, su trabajo…

Él decía que cuando cambias de ciudad lo haces porque o persigues a un amor, o escapas de un desamor.

Es cierto que mucha de la gente que me he ido encontrando desde mi llegada, vino persiguiendo un amor. Sin embargo, yo no sería tan romántica, creo que muchas veces decidimos cambiar de ciudad, de vida porque perseguimos un sueño, (¿podríamos llamarle amor?).

Otras veces necesitas un cambio de vida. Quizá detrás de esa decisión se encuentre un desamor, un fracaso que nos hace desear romper con nuestra vida, y echar a volar buscando esa felicidad que no tenemos.

Otros deciden cambiar de cuidad porque no se conforman con ese destino que parece habernos tocado vivir. Quieren ser dueños de su propio destino, hacer realidad sus sueños.

¿Por qué lo hacemos? A veces ni nosotros mismos somos capaces de explicarlo, simplemente había llegado tu momento, tenías que irte y empezar de cero.